Entrevista con Astrid Genel y Lorena María Serna

Colegio Suizo de México | Sep 2, 2019

En el marco del International Baccalaureate, nuestros estudiantes de penúltimo y último año de Preparatoria cursan el programa Creatividad, Actividad y Servicio (CAS), en el cual eligen y llevan a cabo un proyecto comunitario. Este año, un grupo de alumnas de 3° de CCH del Campus CDMX participó a una campaña de alfabetización en la comunidad de Acalman, en el municipio de Tlaxco, en Puebla.

Título del Proyecto: Campaña de Alfabetización con Adultos Logos, Vives, IE

Descripción del proyecto:

Este proyecto se dividió en dos partes claves: la precampaña y la campaña.

La precampaña duró 5 meses, de finales de enero a principios de junio de 2018. Durante estos meses se desarrolló el proceso de capacitación para prepararnos para la campaña. Dos veces a la semana teníamos juntas y capacitaciones sobre diferentes temas para así, ser capaces de enseñar lecto-escritura y otras materias a adultos en un contexto socioeconómico lejano a lo que conocíamos. Los que nos daban las capacitaciones tenían siempre un vínculo con la campaña o eran expertos en alguna temática en particular. Por ejemplo, un señor que había estudiado agronomía nos dio una clase sobre el cultivo de café, lo que nos ayudó a entender mejor la comunidad rural a la que íbamos a ir. Las personas que nos daban las capacitaciones también nos decían cuáles eran los temas que no podíamos abordar o, en su caso, como abordarlos para no crear conflictos.

Estas juntas, capacitaciones y discusiones nos ayudaron mucho a entender mejor el contexto social, económico y político de los beneficiarios de esta campaña y nos permitió adaptar nuestras clases a sus realidades.

Durante este tiempo también organizamos eventos para recaudar fondos para financiar la campaña. Organizamos una venta de garaje, una rifa, una subasta de arte y un concierto. Con los fondos compramos material para las clases y la comida para alimentar a 40 alfabetizadores por 2 meses.

La campaña en sí se llevó a cabo del 4 de junio al 4 de agosto. Durante dos meses vivimos en la comunidad de Acalman, en el municipio de Tlaxco, en Puebla. Aparte de preparar y dar clases 3 veces al día, teníamos tareas en equipos para mantener el orden de la casa, como hacer de comer o limpiar los cuartos para poder convivir mejor.  En el día, dábamos clases individuales o de grupos pequeños en las casas de los adultos interesados, los temas dependían de lo que el alumno eligiera.

¿Por qué elegiste involucrarte en este proyecto?

Astrid: Porque era un doble reto para mí, enseñar a adultos en un contexto totalmente diferente al mío y vivir y estar lejos de mi familia durante dos meses. También para conocer más sobre la educación ya que es un tema muy importante para mí.

Lorena: No supimos en que nos estábamos metiendo antes de estar ahí. Siempre me ha gustado mucho el trabajo alrededor de la educación. En este proyecto, me gustó la idea de llevar afuera con otra escuela lo que habíamos aprendido aquí en nuestro Colegio lo y abrirnos a todo este mundo de nuevas experiencias.

¿Qué aprendiste de esta experiencia?

Astrid: Aprendí que nunca dejas de conocer y aprender cosas. Que no importa cuánto tiempo pase, uno debe estar en constante reflexión de nuestras acciones, reacciones, actitudes y perspectivas. Allá, durante la campana, aprendí a lidiar conmigo misma y convivir y abrirme con mis demás compañeros, a pesar de los retos que se nos presentaban.

Lorena: Aprendí a ser más congruente con la manera con la que pensaba, entre lo que pensaba, y lo que hacía. Allá aprendí mucho sobre el feminismo. Cuando regresé, creamos el colectivo Fem+, con unas compañeras de clase. Siempre quiero seguir siendo muy activa en lo que me parece importante y atreverme a llevar acabo los proyectos que me interesan.