¿Un kínder con enseñanza de alemán será bueno para mi hijo?

Colegio Suizo de México | Sep 13, 2019

La globalización nos exige, como herramienta fundamental, el conocimiento de al menos un idioma adicional al español nativo. La recomendación es que mientras más temprano se produzca el aprendizaje, quedará mejor interiorizado, facilitando posteriormente el dominio de nuevas lenguas.  ¿Y qué pasa después?

¿Cuándo comenzar?

Son muchos los especialistas que concuerdan que la infancia es una etapa idónea de la vida para integrar naturalmente un nuevo lenguaje, pues el cerebro infantil funciona como una esponja y absorbe conocimientos con increíble facilidad, gracias a que en dicho periodo se genera el mayor número de conexiones neuronales, las que son imprescindibles para la elasticidad cognitiva y por ende para recordar un idioma.

Sin embargo, los grandes políglotas de la historia no aprendieron cinco o más idiomas en un solo momento de su vida: los adquirieron gracias a una rutina de conocimiento multicultural a lo largo de su vida. Por lo tanto, es tan importante aprovechar las primeras etapas de la vida del niño para enseñarle un idioma adicional al nativo, tanto como seguir incentivándole la poliglotía durante los años posteriores de su educación escolar.

¿Por qué alemán?

Ahora bien, ¿por qué elegir el alemán como una de estas primeras lenguas a enseñar a nuestros hijos? ¿Sería algo bueno?

La principal dificultad que experimentan adolescentes y adultos a la hora de integrar un nuevo idioma, son las diferencias gramaticales existentes entre éste y el lenguaje nativo; un joven que aprendió alemán durante su infancia cuenta con más facilidades de aprender otras conjugaciones, interiorizarse con palabras compuestas y raíces diversas en otros idiomas, pues el alemán es más complejo que el común de las lenguas occidentales.

Moldear la mente del niño a este pensamiento “en alemán” conlleva a varios otros beneficios, todos ligados a lo anterior; el primer paso de una persona multilingüe desde el que se desprenden las siguientes ventajas para un desarrollo integral:

  1. Es un valor agregado: se trata de un idioma que pocas personas dominan, lo que constituirá un plus a la hora de buscar trabajo.
  2. Es la lengua más hablada en Europa: presente en Austria, Luxemburgo, Suiza, Alemania y en parte de Bélgica, Francia e Italia, supera al ruso entre las lenguas más utilizadas en el viejo continente. Esto comprende una ventaja para quienes pretendan establecerse en Europa o hacer un viaje de placer.
  3. Estimula la lógica y el pensamiento crítico: gran parte de los vocablos alemanes resultan de la fusión de dos o más términos. Por eso, además de aprender nociones de ortografía y gramática, los alumnos tendrán que reflexionar y analizar al emplear esta lengua.
  4. Es un idioma de cultura y conocimiento:  el alemán fue el idioma nativo de grandes autores y prominentes figuras de los ámbitos más diversos, tales como Nietzsche, Goethe, Freud, Kafka, Mozart, Beethoven, Bach y Einstein. Además, es el segundo idioma más utilizado en publicaciones científicas. ¿Qué mejor para disfrutar de buena literatura o ensayos de primer nivel, que leerlos en su lengua original?

Como ve, son muchas las razones de por qué un kinder con enseñanza de alemán es la mejor alternativa para la educación de tus hijos. En el futuro, ellos te lo agradecerán.

Mientras tanto, hemos preparado para usted este útil material didáctico que le ayudará a despertar en sus hijos la curiosidad y el gusto por el idioma alemán.